Dialéctica de la naturaleza: El marxismo y la ciencia moderna

Hay que hacer el login para participar en la sesión. Login aquí

El gran filósofo Georg Wilhelm Friedrich Hegel encabezó una revolución en la filosofía al romper con el materialismo mecánico burgués, dominante en la Europa de su época, en favor de una visión del mundo que abrazaba la contradicción y el cambio constante. El socialismo científico de Marx y Engels situó las ideas de Hegel sobre una base materialista, culminando en el más alto logro de la filosofía: el materialismo dialéctico. 

Hoy en día, los descubrimientos y teorías más avanzados de la ciencia validan continuamente las ideas de Marx y Engels. En lugar de un mundo formado por entidades fijas, discretas y estáticas que se mueven de forma predecible para toda la eternidad, o incluso un cambio gradual de un estado a otro, la ciencia descubre cada vez más un caldero de transformación revolucionaria. 

Desde la teoría del caos y la complejidad en las matemáticas, pasando por la teoría gouldiana del equilibrio puntuado en la zoología evolutiva, hasta la mecánica cuántica en la física, los límites de la lógica formal quedan expuestos por la marcha de los descubrimientos. Los científicos tienen que contar con un mundo en el que las partículas se comportan como ondas y viceversa, en el que la materia y la energía son equivalentes y en el que las especies experimentan florecimientos y extinciones repentinas y dramáticas. En otras palabras, la naturaleza se define por el movimiento, el cambio y la revolución.

Lectura recomendada: